Dudas frecuentes sobre lactancia materna

Indice

¿Tendré suficiente leche?

Mi bebé quiere mamar muy a menudo. ¿Se queda con hambre?

¿Puedo ponerle el chupete para que esté más tranquilo?

¿Tiene que mamar de los dos pechos en cada toma?

¿Cuánto tiempo tiene que durar la toma?

Se pasa varios días sin hacer caca: ¿está estreñido?

Me duele mucho el pecho y tengo una zona roja y dura. Ingurgitación, inflamación, mastitis.

Tengo grietas y mi bebé me hace mucho daño cuando mama: ¿qué puedo hacer?

 

¿Tendré suficiente leche?

Toda mujer sana que ha tenido un hijo produce leche. Si estás convencida y buscas la información y el apoyo adecuado podrás amamantar. Tu leche se irá adaptando a las necesidades de tu bebé siempre que le permitas mamar cuando quiera y le ofrezcas el pecho a menudo. Asegúrate también de que el agarre y la posición son correctos.

Volver al índice de Dudas más frecuentes

Mi bebé quiere mamar muy a menudo. ¿Se queda con hambre?

Si tu bebé quiere mamar muy a menudo dale siempre que quiera; darle de mamar frecuentemente hará que tengas más leche. Al haber mucho estímulo, el mecanismo de la producción está constantemente activado, ten en cuenta que la mayor parte de la leche que toma el bebé en la tetada, se produce en el momento. De ahí la importancia de no esperar a que se acumule la leche, ¡esto es un error! Somos como una máquina de producir, no de almacenar. El pecho no está para almacenar la leche, sino para ser vaciado constantemente y producirla al momento. También es importante que sepas que la leche materna se digiere mucho antes en el estómago del bebé que si tomase biberón, así que es normal que pida mamar muy a menudo.

Otras veces lo que querrá será sentir el contacto placentero y amoroso de su madre, otras tendrá sed…..no siempre mamará por hambre.

Observa si el bebé está contento, duerme tranquilo 1-2 horas seguidas y no parece enfermo, también si moja de 4 a 6 pañales al día y si la orina no es muy concentrada: si es así, no tienes de qué preocuparte.

Volver al índice de Dudas más frecuentes

¿Puedo ponerle el chupete para que esté más tranquilo?

El mejor calmante es tu pecho. El chupete, sobre todo las primeras semanas, cuando la lactancia todavía no está bien establecida, puede suponer una interferencia. La succión de un chupete es muy diferente a la del pecho y esto confunde al bebé, con lo cual puede llegar a rechazar el pecho. El bebé tiene que aprender a mamar correctamente del pecho y si succiona del chupete, va a intentar hacer lo mismo con el pecho, con lo cual te puede provocar unas grietas en los pezones. Además, mientras succiona del chupete, no mama, con lo cual no produce leche y eso no te interesa. Aunque solo quiera calmarse, ofrécele el pecho: estas pequeñas tomas “no nutritivas” son un estímulo excelente para asegurar una adecuada producción de leche.

El pecho es el mejor consuelo que puedes ofrecer al bebé. Algunos estudios encuentran que los bebés que usan chupete maman durante menos meses que los que no lo hacen. El chupete puede ser una de las causas por las que una madre note que tiene menos leche.

Volver al índice de Dudas más frecuentes

¿Tiene que mamar de los dos pechos en cada toma?

No necesariamente. Si el bebé se queda satisfecho con uno, lo suelta espontáneamente o simplemente se queda dormido y compruebas que no quiere del otro… no le des importancia porque probablemente tenga suficiente. La próxima vez que quiera mamar, le ofreces del pecho que no ha tomado. Hay bebés que toman de un solo pecho hasta que son mayorcitos; el cuerpo de su madre se adapta a esto y cada pecho produce la leche que necesita en cada toma.

Volver al índice de Dudas más frecuentes

¿Cuánto tiempo tiene que durar la toma?

Todo el tiempo que necesite. El bebé te marca siempre cuando y cuanto quiere mamar, confía en él porque será tu mejor guía. Es importante que sepas que la leche que sale al principio de la toma es más líquida y la del final, más grasa, y por lo tanto es la que más calorías tiene y la que más sacia al bebé. De ahí la importancia de dejar al bebé que mame hasta que se quede totalmente satisfecho; para ello es preciso dejarle que mame hasta que suelte espontáneamente el pecho o se quede dormidito.

Volver al índice de Dudas más frecuentes

Se pasa varios días sin hacer caca: ¿está estreñido?

Muchos niños que solo toman pecho, hacia el mes o mes y medio, dejan de hacer caca varias veces al día y pasan a hacer una vez al día o cada varios días. Siempre y cuando las deposiciones no sean duras, como bolas que hacen daño al salir, no hay que molestarlos con nada. No sirve de nada y puede ser perjudicial el estimularles el culete con cerillas, termómetros, rabos de hojas de geranio, supositorios de glicerina… lo que conseguiremos con esto es que dependan de que les estimulemos para hacer caca. Tampoco hay que darles infusiones laxantes ni zumos, pues cuantos más tomen menos mamarán y menos leche tendremos.

El estreñimiento consiste en hacer pocas deposiciones pero, sobre todo en hacerlas duras, bolas que hacen daño e incluso fisuras al salir. En bebés con lactancia materna exclusiva, el hacer una deposición blanda cada 2, 3, 7 ó incluso 10 días NO es estreñimiento, suele ser normal.

Volver al índice de Dudas más frecuentes

Me duele mucho el pecho y tengo una zona roja y dura. Ingurgitación, inflamación, mastitis.

La mayoría de las veces no se tratará de una mastitis, inflamación normalmente de origen infeccioso, sino de una ingurgitación o una obstrucción de conductos.

Al comienzo de la lactancia con la “subida de la leche”, los pechos producen más leche de la que el lactante extrae, aumentando ambos de tamaño y provocando dolor: a esto se le llama ingurgitación. Esto sucederá menos si ponemos al bebé al pecho desde el primer momento tras el nacimiento y muy a menudo (unas 12 veces) los primeros días. En épocas posteriores de la lactancia es más raro, pero puede pasar si hay separación momentánea de madre y lactante (hospitalización de madre o hijo, horario de trabajo…) o si el lactante mama menos por enfermedad u otro problema o, simplemente, al dormir más horas por la noche. La solución pasa por extraer la leche poniendo al bebé muy a menudo al pecho. Solo en circunstancias especiales será preciso utilizar sacaleches. El agua caliente también ayuda a vaciar el pecho: una ducha o baño en agua calentita hace que la leche fluya con facilidad. La aplicación de compresas frías (bolsas de hielo o de verduras congeladas) sobre los pechos calma el dolor y son útiles despues de la toma.

En la obstrucción de conductos una parte de un pecho está más roja y endurecida de lo normal y provoca dolor localizado. Puede ir acompañada de fiebre y molestias como las de la gripe (dolor de huesos y articulaciones). Hay retención de leche como en la ingurgitación, pero en una zona de un solo pecho.

El tratamiento fundamental será el mismo de la ingurgitación: ofrecer el pecho muy frecuentemente al bebé ya que es la forma más eficaz de vaciado. Si el amamantamiento resulta muy doloroso en el pecho en el cual tenemos la molestia, se le puede ofrecer primero el otro pecho al bebé para que las primeras succiones, que son más vigorosas, las realice en el pecho que no duele. En cuanto se note la subida de la leche, se cambiará al bebé de pecho para que vacíe mejor el pecho afectado. Hay que tener en cuenta que la zona que el lactante vacía mejor del pecho es la que está más cerca de su mandíbula inferior: cambiando la posición del niño convenientemente para que su mandíbula apunte hacia la zona inflamada, esta se vaciará mejor. A menudo es también útil masajear la zona inflamada con suaves presiones hacia el pezón, tras aplicar calor en la zona. Puede hacerse bajo la ducha o en un baño de agua caliente. Es importante recordar que el reposo es una parte esencial del tratamiento y la madre debe descansar lo más posible durante uno o dos días.

Volver al índice de Dudas más frecuentes

Tengo grietas y mi bebé me hace mucho daño cuando mama: ¿qué puedo hacer?

La grietas son pequeños cortes profundos en el centro del pezón y se deben a una mala posición del bebé al succionar, bien porque no abarca la totalidad de la areola dentro de su boca, bien porque la posición de su cuerpo no ha sido la correcta en alguna toma. Esto, además, puede ocasionar una extracción insuficiente de leche. Si el bebé se coge al pecho de forma adecuada, la succión ni es dolorosa ni produce grietas, a lo sumo al principio puede resultar un poco molesto pero nada más. Las grietas, aunque sangren, no son un motivo para abandonar la lactancia materna. El niño no sufre ningún prejuicio por tragar algo de sangre, no dejes de amamantar. Lo primero y más importante de todo es corregir la posición, ponte en contacto con nosotras y gustosas intentaremos ayudarte. Aparte de esto hay otras cosas que puedes hacer:

  • Tras la toma, extrae algo de leche y extiéndela por todo el pezón, dejándola secar.
  • Una vez seca la leche, puedes aplicarte en toda la areola lanolina pura 100% (Purelan o Lansinoh) o aceite de caléndula, ambos de venta en farmacias. No es necesario limpiar el pezón después de su aplicación para dar de mamar al bebé, ya que estos productos son inocuos para el bebé. De todas formas, lo normal es que las grietas curen por sí solas por la mera acción de la leche materna.
  • Evita la humedad en los pezones y no uses discos protectores de celulosa. Lo mejor es que te dejes los pechos al aire el mayor tiempo posible.
  • No exageres con la higiene y los jabones agresivos. La piel está dotada de protecciones naturales que se eliminan con los agentes detergentes del jabón. Bastará con que te laves con agua.

Volver al índice de Dudas más frecuentes